Zonas erógenas femeninas: Las 7 mejores para generar orgasmos.

Zonas erógenas

El siguiente artículo conocerás las 7 zonas erógenas más importantes en el cuerpo de la mujer para tener mejores relaciones y hacerla más feliz.

Hay que enfrentarlo. En cuanto al sexo, los hombres están en desventaja.




Por naturaleza las mujeres son seres más complejos, mucho más sofisticados y duros de complacer. Por el contrario, los hombres son… en una sola palabra: básicos.

Es por esto, que queremos compartir contigo qué son las zonas erógenas y cuáles puedes atacar la próxima vez que quieras sorprender a tu pareja.

Antes que nada, es necesario aclarar que todas las mujeres son diferentes. Por lo cual es importante que tengas una buena comunicación con ella y aprendas a leer sus reacciones.

Algunas de estas zonas erógenas serán más efectivas que otras, y es tu trabajo conocer cuáles son las que ella disfruta más.

¿Qué son las zonas erógenas?

Las zonas erógenas son partes espécificas del cuerpo que presentan mayor sensibilidad al contacto. Por consiguiente, pueden producir grandes niveles de exitación al ser estimuladas.




Además son las zonas con las que debes jugar durante el preámbulo sexual.

Estas zonas se encuentran tanto en hombres como mujeres y van más allá de los genitales. De hecho se encuentran en todo el cuerpo.

zonas erógenas

Probablemente hay muchas más zonas erógenas de lo que jamás hayas imaginado.

Se conocen las más obvias: Los genitales, los senos, y quizás juegues con otras partes como el cuello, los pezones o las orejas. Queremos que pruebes otras.

Prueba cada una de las siguientes áreas, obtén los comentarios de tu pareja, usa lo que funciona en ella y descarta lo que no. Cómo mencioné anteriormente todas las mujeres son diferentes.

Las 7 mejores zonas erógenas para generar orgasmos.

1. El estómago.

Ser besada y lamida en esta área puede sentirse muy íntimo.

El estómago es muy sensible y las sensaciones aquí pueden ser muy intensas. Es común sentir consquilleo, por lo cual debes tener cuidado de hacerla reir al punto de olvidar por completo un encuetro íntimo.

Evita esto utilizando una técnica más firme para besar, lamer y acariciar.

2. El ombligo.

Ya que estás en el área del estómago vale la pena invertir tu tiempo con unos besos extras en esta zona.

Al estar cerca al área púbica no solo se genera una reacción física, también es un aviso de que irás más abajo, lo que puede incrementar la exitación.

3. La entrepierna.

Es una de las partes más suaves y delicadas del cuerpo de la mujer. Es claramente un área de fácil acceso a los genitales femeninos, por lo cuál es de gran sensibilidad.

Juega en esta zona antes de ir más alla. Solo con tu respiración podrás generar grandes sensaciones.

Zonas erógenas femeninas

4. Debajo de las axilas.

Seguramente muchos harán gestos de disgusto por la palabra «axilas» , pero podrías estar negándole a tu pareja un gran placer.




La parte debajo de las axilas, justo en la parte lateral donde empiezan los senos, es también muy delicada y cubierta por terminaciones nerviosas.

Suaves besos y caricias en esa área podrían abrirte las puertas a una gran noche.

5. La parte de atrás del cuello.

Es común besar los costados del cuello. Sin embargo, no es común besar la parte de atrás.

Acércate a ella por detrás y bésala ahí, le transmitirás una corrientazo instantáneo al cerebro.

Desde allí puedes ir a los lados del cuello, hasta las orejas y la boca, o continuar hacia abajo.

6. El trasero.

Es una parte que se toma a la ligera. Siempre se toca el trasero de la mujer, se aprieta y/o se le dan palmadas; pero nunca se trata como una zona erógena.

Acariciar y besar esta parte podría traerte grandes beneficios.

Incluso, si no lo has hecho, podría llevarte hacia los terrenos de sexo anal.

Si la higiene es algo que no te ha permitido acceder más allá, podrías intentarlo justo después de una ducha juntos.

Zonas erógenas

7. La mente como zona erógena.

La mente de una mujer tiene un gran poder sobre su cuerpo. Y a pesar de eso, es una de las zonas de la que menos se habla.

Por eso dicen que para seducir a una mujer, primero tienes que seducir su mente.

Tienes que descubrir qué la conmueve, qué le gusta escuchar, qué la hace desear. Si conectas tu mente con la de tu pareja, el resto de su cuerpo responderá fácilmente ante los estímulos.

Otros tips para estimular las zonas erógenas.

Como se mencionó anteriormente, el placer generado al estimular estas zonas varia dependiendo de la persona.

Sin embargo, existen ciertos tips que al ser utilizados cuidadosamente podrían aumentar tus posibilidades de acelerar la exitación de tu pareja y hacer más efectivas tus técnicas de seducción.

1. Trabaja despacio.

Apresurarte es uno de los más grandes errores durante el preámbulo sexual.

A diferencia de los hombres, las mujeres son menos visuales, por lo cual necesitan de más contacto, caricias, besos y palabras para entrar en calor.




Al empezar, tócala y bésala despacio en sus zonas erógenas. No vayas directo a la penetración sin pasar por todas aquellas áreas que sabes que la enloquecen.

De hacerlo bien, todo el trabajo previo a la penetración hará que tanto tú como tu pareja tengan una mejor experiencia.

2. No dejes quietas tus manos.

Es común concentrarse en un solo punto y descuidar el resto. Si estás besando su cuello, toca sus senos o su trasero.

Estimular dos partes al mismo tiempo tendrá mayores efectos sobre tu pareja y ella se sentirá en tu manos.

3. No pases demasiado tiempo en un solo lugar.

Incluso si estás obteniendo resultados fantásticos de una de estas zonas erógenas, recuerda no exagerar enfocándote demasiado en un solo punto.

Las mujeres son criaturas complicadas y en la búsqueda de comprender qué es lo que las «enciende», los hombres a menudo se atascan en lo que saben que funciona.

Incluso si algo se siente increíble, se volverá viejo y perderá su atractivo; si lo haces demasiado.

Manténla adivinando y muévete entre las diferentes zonas erógenas que parecen obtener los mejores resultados.

Conclusión.

La comunicación con tu pareja es esensial para conocerla y saber qué es lo que más le gusta.

Usualmente la primera vez no es la mejor. No te sientas mal si no fuiste el mejor la primera vez. A todas las mujeres les gusta algo diferente.

Una zona erógena de la cual no hablamos es el clítoris. Con más de 1,000 terminaciones nerviosas, es la parte más sensible del cuerpo de la mujer.

Sin embargo, aplica este dicho popular: «Lo mejor para lo último».

Una buena estimuación del clítoris requiere de un calentamiento, es decir la estimulación de las otras zonas erógenas. Haz que la sangre fluya hacia sus genitales para obtener mejores resultados.

Esperamos que este artículo haya sido informativo y de gran ayuda. Si tienes alguna sugerencia, o si has tenido alguna experiencia relacionada con el tema, no dudes en hacerlo en los comentarios.

También podría interesarte:

  1. Señales de que una mujer está sexualmente atraída por ti.
  2. 10 increíbles ventajas de ser soltero.
  3. Cómo tener amigos con derechos y no salir lastimados.

Libros recomendado: