31 Poemas cortos sobre amor, desamor y reflexión.

poemas cortos

En este artículo encontrarás 31 poemas cortos sobre el amor, el desamor y otros que te harán reflexionar bastante.

En ocasiones queremos dedicar algunas palabras bonitas, y los poemas de amor son una alternativa excelente.

Sin embargo, cuando buscamos un mensaje más concreto, los poemas convencionales pueden ser muy largos.

Es por eso que queremos compartir contigo poemas cortos de amor, desamor, la muerte y otros temas que te harán meditar.




Poemas cortos de amor.

Menos tu vientre – Miguel Hernández

Menos tu vientre,
todo es confuso.

Menos tu vientre,
todo es futuro
fugaz, pasado
baldío, turbio.

Menos tu vientre,
todo es oculto.

Menos tu vientre,
todo inseguro,
todo postrero,
polvo sin mundo.

Menos tu vientre,
todo es oscuro.

Menos tu vientre
claro y profundo.

poemas cortos 1

Intermedio – Chantal Maillard

Entre una imagen tuya
y otra imagen de ti
el mundo queda detenido.

En suspenso. Y mi vida
es ese pájaro pegado al cable
de alta tensión,
después de la descarga.

Tú eres – Ernesto Cardenal

Tú eres sola entre las multitudes
como son sola la luna
y solo el sol en el cielo.




Al oído de una muchacha – Federico García Lorca

No quise.
No quise decirte nada.
Vi en tus ojos
dos arbolitos locos.

De brisa, de risa y de oro.
Se meneaban.
No quise.
No quise decirte nada.

Amo, amas – Rubén Darío

Amar, amar, amar, amar siempre, con todo
el ser y con la tierra y con el cielo,
con lo claro del sol y lo oscuro del lodo:
amar por toda ciencia y amar por todo anhelo.

Y cuando la montaña de la vida
nos sea dura y larga y alta y llena de abismos,
amar la inmensidad que es de amor encendida
¡y arder en la fusión de nuestros pechos mismos!

Contigo – Luis Cernuda

¿Mi tierra?
Mi tierra eres tú.
¿Mi gente?
Mi gente eres tú.

El destierro y la muerte
para mí están adonde
no estés tú.

¿Y mi vida?
Dime, mi vida,
¿qué es, si no eres tú?

poemas cortos 2

El amor es un arte

El amor es un arte, por ello,
aunque no consiga enamorarte,
me conformaré con abrazarte.

El lugar del crimen – Luis García Montero

Más allá de la sombra
te delatan tus ojos,
y te adivino tersa,
como un mapa extendido
de asombro y de deseo.

Date por muerta
amor,
es un atraco.
Tus labios o la vida.

El lápiz

Llorando tomé el lápiz,
Llorando te escribí,
Llorando te suplico
Que no te olvides de mí.




Una rosa es una flor

Una rosa es una flor,
un tesoro es una fortuna
y a alguien como tú,
no la cambio por ninguna.

Amor eterno – Gustavo Adolfo Bécquer

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.

¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.

Tus ojos son luceros

Tus ojos son luceros,
tus labios, de terciopelo,
y un amor como el que siento,
es imposible esconderlo.

Mirada

Rima XXIII – Gustavo Adolfo Bécquer

Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso… ¡Yo no sé
qué te diera por un beso!

Cuando el mar sea redondo

Cuando el mar sea redondo
y el sol deje de brillar,
ese será el día
en que te pueda olvidar.

Cada vez que pienso en ti

Cada vez que pienso en ti,
mis ojos rompen en llanto;
y muy triste me pregunto,
¿por qué te quiero tanto?

Desvelada – Gabriela Mistral

Como soy reina y fui mendiga, ahora
vivo en puro temblor de que me dejes,
y te pregunto, pálida, a cada hora:
«¿Estás conmigo aún? ¡Ay, no te alejes!»

Quisiera hacer las marchas sonriendo
y confiando ahora que has venido;
pero hasta en el dormir estoy temiendo
y pregunto entre sueños: «¿No te has ido?»




Lo eres todo

Lo eres todo,
eres mi vida,
mi aliento,
mi aire,
mi luz,
mi alma,
mi cielo…
en definitiva,
eres todo lo que yo más quiero.

Tus ojos son lucero

Tus ojos son luceros,
tus labios, de terciopelo,
y un amor como el que siento,
es imposible esconderlo.

Tu nombre – Jaime Sabines

Trato de escribir en la oscuridad tu nombre.
Trato de escribir que te amo.
Trato de decir a oscuras todo esto.

No quiero que nadie se entere,
que nadie me mire a las tres de la mañana
paseando de un lado a otro de la estancia,
loco, lleno de ti, enamorado.

Iluminado, ciego, lleno de ti, derramándote.
Digo tu nombre con todo el silencio de la noche,
lo grita mi corazón amordazado.

Repito tu nombre, vuelvo a decirlo,
lo digo incansablemente,
y estoy seguro que habrá de amanecer.

Antes de ver más poemas cortos, me gustaría pedirte un favor. Simplemente vota de 1 a 5 para saber qué tal te ha parecido este artículo hasta ahora. ¡Muchas gracias!

¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 8]

Poemas cortos de desamor

Debilidades – Bertolt Brecht

No tenías ninguna,
yo solo una,
que amaba.

Crisis – Francisco Gálvez

Tu voz parece de otro tiempo,
ya no tiene aquel tono cálido
de antes, ni la complicidad
de siempre, sólo son palabras
y su afecto es ahora discreto:
en tus mensajes ya no hay mensaje.

Happy Ending – Jaime Gil de Biedma

Aunque la noche, conmigo,
no la duermas ya,
solo el azar nos dirá
si es definitivo.

Que aunque el gusto nunca más
vuelve a ser el mismo,
en la vida los olvidos
no suelen durar.

Síndrome – Mario Benedetti

Todavía tengo casi todos mis dientes
casi todos mis cabellos y poquísimas canas
puedo hacer y deshacer el amor
trepar una escalera de dos en dos
y correr cuarenta metros detrás del ómnibus
o sea que no debería sentirme viejo
pero el grave problema es que antes
no me fijaba en estos detalles.

Haz click aquí para conocer 101 increíbles frases de Mario Benedetti

poemas cortos 4

Poemas cortos interesantes para reflexionar.

En las noches claras – Gloria Fuentes)

En las noches claras,
resuelvo el problema de la soledad del ser.
Invito a la luna y con mi sombra somos tres.

Recuerdo que dejo – Nezahualcóyotl

¿Con qué he de irme?
¿Nada dejaré en pos de mi sobre la tierra?
¿Cómo ha de actuar mi corazón?
¿Acaso en vano venimos a vivir,
a brotar sobre la tierra?

Dejemos al menos flores,
Dejemos al menos cantos.

Yo no soy yo – Juan Ramón Jiménez

Yo no soy yo. Soy este,
que va a mi lado sin yo verlo,
que, a veces, voy a ver,
y que, a veces olvido.

El que calla, sereno, cuando hablo,
el que perdona, dulce, cuando odio,
el que pasea por donde no estoy,
el que quedará en pie cuando yo muera…

Es tal vez el último día de mi vidaFernando Pessoa

Es tal vez el último día de mi vida.
He saludado al sol levantando la mano derecha,
mas no lo he saludado diciendo adiós.
Hice la seña de que me gustaba verlo antes: nada más.

Sonrío y lloro – Koldo Fierro

A veces siento tristeza y no lo entiendo
pues dinero y familia no me faltan
pues salud y amigos no me fallan

A veces siento alegría y no lo entiendo
pues no tengo quien me quiera
pues no tengo quien lo sepa
y sin embargo todos dicen: sonríe,
que las penas se irán diluyendo.
Sonrío y lloro. Y no lo entiendo.




Ir y quedarse – Lope de Vega

Ir y quedarse, y con quedar partirse,
partir sin alma, y ir con alma ajena,
oír la dulce voz de una sirena
y no poder del árbol desasirse;

arder como la vela y consumirse,
haciendo torres sobre tierna arena;
caer de un cielo, y ser demonio en pena,
y de serlo jamás arrepentirse;

hablar entre las mudas soledades,
pedir prestada sobre fe paciencia,
y lo que es temporal llamar eterno;

creer sospechas y negar verdades,
es lo que llaman en el mundo ausencia,
fuego en el alma, y en la vida infierno.

Poema de Elísabet Martínez Ortiz

Sobre el jazmín,
la blanca mariposa
es una flor más.

Oh sí – Charles Bukowski

Hay peores cosas que
estar solo
pero a menudo toma décadas
darse cuenta de ello
y más a menudo

cuando esto ocurre
es demasiado tarde
y no hay nada peor
que
un demasiado tarde. 

También puede interesarte:



¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 8]